Skip to content

Como extinguir una especie en 80 años.

27 julio 2008

En la isla de Mauricio, una pequeña isla tropical en las costas de África había muchas especies de aves únicas del lugar, o endémicas. Una de ellas era el Dodo (Ruphus cucullatus) un lejano pariente de las palomas que al llegar a una isla donde había abundante comida y no había depredadores perdió la capacidad de volar y el miedo.

Por eso cuando los colonizadores lo descubrieron alrededor del año 1598 les pareció un ave tonta; incapaz de volar y sin el menor temor a los humanos. Por ello era también una presa fácil, aunque al parecer su carne no tenía buen sabor.

Entonces, si no era cazada, ¿porqué es que para el año de 1681 ya no había ni un solo ejemplar de esta curiosa ave de hasta 20 kilos?

Porque la influencia del hombre en los lugares que pisa no siempre es tan sencilla como los animales que caza para comer o por diversión.

Cuando los primeros europeos llegaron a la isla de Mauricio, llevaron con ellos, ratas, gatos, perros y otras presas que encontraban realmente fácil de cazar a estos pájaros y más fácil aun el robar sus huevos y destruír sus nidos.

Esta claro porqué en solo ochenta años tras su descubrimiento no había ni un solo ejemplar disponible, ni siquiera para estudio. El Dodo no fue la única ave extinta en la isla de Mauricio; alrededor de otras 20 especies se extinguieron durante ese periodo por las mismas razones; y seguramente muchas mas especies de reptiles e insectos sufrieron la misma suerte.

Quise hablar sobre el Dodo ahora porque es un ejemplo de como a veces, aun sin querer el hombre destruye su ambiente sin siquiera darse cuenta. Estoy segura que los primeros en llegar a esta pequeña isla no tenían en mente devastar la fauna del sitio, pero no pensaban que algo tan inocuo como llevar consigo a un perro o un gato pudiera causar tantos problemas.

¿y que hay de nosotros?  Ya no podemos alegar ignorancia cuando tiramos mil y un químico al agua; o cuando nos detenemos en una carretera a apedrear el nido de un águila (que lo he visto) o cuando ignoramos el calentamiento global aunque veamos las imágenes de los osos polares muriendo ahogados al no tener un hielo en el cual detenerse a descansar.

Supongo que no a muchos nos importa lo que será del mundo mañana; por todos lados veo gente quemando su basura, incluso prendiendo fuego a los contenedores donde los que no la quemamos la dejamos para que se disponga adecuadamente; la gente sigue tirando basura en todos lados, regando sus banquetas y lavando sus carros con manguera; gastando luz y así podría seguir.

El Dodo se extinguió porque estaba tan confiado en que era el animal superior en su pequeña isla; ¿nos pasará lo mismo a nosotros?

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 29 julio 2008 9:42 PM

    Al tigre de Tasmania lo extinguieron casi al mismo tiempo. En el siglo XIX los británicos llegaron a Tasmania y los pastores y el propio gobierno colonial comenzaron a considerarlos alimañas necesarias de exterminio.

    Ya en 1830 se pagaba una recompensa por cada tilacino muerto, y en 1888 cuando comenzó la mayor de las campañas de exterminio. Desde entonces y hasta 1909, el Gobierno de Tasmania por cada cabeza de tilacino que se le entregase, y creo que si la presa era hembra la paga era doble.

    Al año sigiente la especie se declaró en peligro y en 1933 se capturó vivo un ejemplar en Florentine Valley que fue vendido al Zoologico de Tasmania, y ya no se volvió a avistar ninguno más. Este animal murió en 1936 y fue solo entonces cuando el Gobierno de Tasmania declaró al tilacino especie protegida. Pero fue demasiado tarde. A pesar de los supuestos avistamientos que se producen todos los años en Tasmania e incluso en Australia nunca se ha dado con una prueba sólida de su existencia en la actualidad.

    La especie fue declarada extinta en 1986, pasados los 50 años sin pruebas de vida exigidos por la comunidad científica internacional.

  2. vegabotain permalink*
    30 julio 2008 12:37 AM

    Es otro buen ejemplo de como el hombre no le ve valor a las cosas hasta que ya no las tiene.

    El bisonte americano estuvo a punto de sufrir la misma suerte; de haber cientos de miles en enormes manadas en las praderas americanas; terminaron siendo solo 800 en un pequeño grupo en el yellowstone. Y como ese hay muchos ejemplos; y no parece que vayamos a parar hasta que solo queden gatos, perros, ratas y cucarachas sobre la tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: